22.4.06

el soliloquio como derecho adquirido

¿Qué vamos a hacer con los saludables?
Enfermarlos, claro.

Metiéndoles un sonsonete impúdico en la cabeza,
con el desprecio que tiene un rey a punto de morir,
como impíos,
como montando un pesebre en otoño.

Mi amigo el ruiseñor, el mejor oidor de tangos que existe, me recuerda ‘la nocturna verbena’ y ‘a quién le puede importar si he sido bueno’.
Tanke, Ruiz.

Por lo demás, ‘Leaving Las Vegas’ me simpatizó bastante...

5 Comments:

Blogger Mumiç said...

interesanchi

domingo, 30 abril, 2006  
Blogger paula said...

(poema)

domingo, 30 abril, 2006  
Blogger Vera Simurgh said...

Será
mi estado
su per la ti vo
micansanciomutilado
pero los dos
versos primeros
anverso o envés
de mi hoy




saludos y cariños,

V.

domingo, 30 abril, 2006  
Blogger El Raúl said...

Don César apócrifo, aquel que se refocilaba en la baranda de sus linimentos grafos. Hoy vivo con vivir en mí, y tan chabacana vida espero que me encuentro su blog y es un refocile estupendo.

Saludos de este lado del ecuador.

lunes, 01 mayo, 2006  
Blogger paula said...

respecto de tu preg se dice:

Hay sólo dos países: el de los sanos y el de los enfermos

en tetrabrick.blogspot.com

martes, 02 mayo, 2006  

Publicar un comentario

<< Home


Estadisticas web